domingo, 17 de febrero de 2013

No hay eternidad

Hoy suelto este amor porque me quema

porque destroza el alma sin sentido

y porque no entendio que su destino

era mirar el cielo, ese que quise

para vos, para mi, para lo nuestro.

La pasión una daga

y una cruel puñalada por lo incierto

hoy mi sueño anda muerto,

vagando por tu casa.

Por tus ojos y tu encierro

por tus noches profundasy mi necio

corazón que no entiende...

Que no hay perpetuidad sin un simiente

que no hay eternidad sin tu mirada.

Yo se que te quedaste sin memoria

y que la soledad quema y muerde

y se vuelve irreal este vacío

cuando el corazón grita tan fuerte.

Quiero en esta noche olvidarte

pero no con mi mente,

quiero borrarte de mi alma

y que con esa muerte

nunca más pueda verte mi esperanza

a la que hoy apuñalo hoy porque resiste

con una fe absurda que insiste

en devolverte el habla.



Que descansen mis manos que no te alcanzan

y mis alas se entreguen a otro sueño

que mis letras entiendan que en otro vuelo

olvidarán el amor que me negabas

porque tus ojos siempre me decían

las cosas que tus labios se callaban

y yo corría en el vértigo de tu instante

y el equilibrio mio sollozaba,

en la quietud que nunca logré verte

en la paz simulada.

Es tu infelicidad que me entristece

que me desgarra sin piedad empecinada

pero nada tengo yo más que esta suerte

de quererte así sin tener nada.
 
 
Lorena Fernandez

2 comentarios:

  1. "[...]porque tus ojos siempre me decían
    las cosas que tus labios se callaban.." . Me encantó el poema.

    ResponderEliminar